Para finalizar el mes Viscera Vicarious

26 marzo, 2012 by NAIT0

Viscera Vicarious

Entrevista bastante buena con un ilustrador joven que acabo de descubrir, casi por accidente. Como podrán ver, es de ese trabajo que te impacta al instante con su calidad y fuerza. ¿Como descubrí al Sr. Viscera Vicarious? La historia es simple: Soy conocido de la hermana de Viscera, y nos encontramos en la presentación del segundo libro de Ilustres Ilustradores (Libro Negro), que fue realizado hace algunos meses en la capital. Básicamente le pregunté que hacía allí, por que sabía que era actriz, pero nunca me imaginé que ilustraba. Allí me contó que le acompañaba a su hermano, que había tenido una pieza que salió escogida entre las finalistas del concurso. “¿Cual?”, pregunté, y abrió mi copia del libro y me indicó la siguiente:

¿Cuando y como surgió tu interés por la ilustración?

Como muchos, el gusto por el garabateo perduró hasta entrada la adolescencia, sin embargo, no fue hasta graduarme del colegio y haber cursado mis estudios universitarios de publicidad y diseño gráfico multimedia en la ciudad de Santiago / Chile, que entendí a la ilustración desde otra perspectiva. Estando en un entorno completamente nuevo, el choque cultural fue vital para retomar el papel y la tinta. Un interés que llegó como resultado de un largo proceso de estudio social y personal visto desde la perspectiva de un comunicador. Tengo que admitir que la ilustración no fue hasta pasados algunos años de estudio, una herramienta recurrente a la hora de desarrollar algún proyecto gráfico.

En un inicio estuve más enfocado en el estudio del comportamiento social ante las imágenes y la importancia de las mismas en el desarrollo humano. Fue el entendimiento del poder del trazo que me llevó, en un inicio, a ver al papel y la tinta como un ejercicio íntimo, casi de meditación, que me ayudó a entender que el diseño / ilustración no terminan en la organización estética de elementos gráficos, sino que es el vínculo que existe entre la psique del hombre y el mundo que lo rodea. De esa manera, el practicante de estos oficios se vuelve en el intermediario del deseo inherente de nuestra especie por hacer eco en el tiempo.

¿Piensas que un ilustrador debería buscar un estilo propio, o especializarse en una variedad?
Me gustaría responder a esta pregunta con una anécdota.Llegado el día de inducción para alumnos nuevos en la carrera de diseño gráfico y multimedia, la charla principal estaba dirigida por el director de carrera, el cual, durante unos minutos se enfocó netamente en explicaciones burocráticas de la institución. No fue hasta que se acercaba el final de la charla que “Mario” nos dijo algo que sin duda caló profundamente en más de uno.Con gran entusiasmo levantó una pregunta general al público: “quién cree que es buen diseñador?” Obviamente el silencio pasó rápidamente a la incomodidad. Siendo alumnos nuevos, quién podría siquiera tratar de responder con seguridad. Y eso, porque muchos de nosotros, por no decir todos, habíamos sido educados en un sistema altamente competitivo, donde las virtudes individuales se traducían en riesgos para la homogeneidad de un colectivo. Una metodología que, desde muy pequeños, nos presentaba un mundo al cual nos teníamos que adaptar. Miedos absurdos al estar equivocados o buscar en la experimentación personal distintos métodos que solucionen problemas en común. Con tal carga, era sumamente difícil entender el propósito de dicha pregunta.

“ Todos lo son” nos respondió. Claro, el debate emergió por instinto. Cómo podía asegurarnos a los más de 16 personas en la sala, que cada uno de nosotros éramos desde ya buenos diseñadores? Exhaustos por el enriquecedor debate, entendimos al finalizar, que cada uno de los detalles que nos hacen diferentes son la clave del éxito que podemos tener en nuestras vidas, no solo desde la arista profesional. El aceptar nuestros gustos y preferencias serían determinantes para poder generar un estilo propio que nos abriría camino ante un mercado cada vez más saturado. El desarrollar las aptitudes personales con las herramientas que tenemos a nuestro alcance nos serviría para apreciar a las personas / colegas a nuestro alrededor y empujar nuestros propios límites más allá de los marcados por las instituciones educativas y posterior mundo laboral.

¿Como ves la relación de la ilustración con el diseño gráfico, la publicidad y los medios en el país?
Encuentro que el país en un contexto general está en un proceso de crecimiento importante, sin embargo, en la comunicación el camino se ve serpenteante. Creo que estas ramificaciones pertenecen a un solo organismo y que lamentablemente el mercado, ya sea por falta de conocimiento o inmadurez, ha dividido dichas extremidades. En el campo masivo de comunicación, como en todo lado, las imágenes no sirven más que cualquier otro producto desechable. Este síntoma me da a entender que en las esferas tradicionales tanto el emisor como el receptor poseen un desenfoque de lo que en si implica el comunicar. No basta con saber manejar algún software de diseño o edición, mucho menos con creer tener “buen gusto” o saber dibujar como para esperar solucionar problemas tan complejos como los comunicacionales.

Es importante que los profesionales entiendan su labor desde un espectro más amplio. Es decir, tanto el diseño gráfico como la publicidad, la ilustración y el manejo de los medios son solo herramientas a usar. Puede ser que este completamente equivocado, ya sea por el corto tiempo dentro de la esfera laboral en el Ecuador, o la incipiente entrega de los medios masivos que no reflejan una realidad. Pero es lastimoso ver como los mismos profesionales del medio gráfico se limitan a la hora de definirse y peor aún, no cumplen con la labor del asesoramiento comunicacional con el cliente y dejan de lado estructuras funcionales de diseño. Todo, por complacer agendas superficiales.

Por otro lado, entiendo perfectamente que estamos experimentando un proceso de transición, donde los profesionales jóvenes (de mente), en muchos ámbitos sociales, surgen cada día más con propuestas e iniciativas que llegan como brisa de aire fresco. Se nota el interés de una nueva generación que retumba con fuerza como tambor de guerra en el ejercicio de dejar atrás el yugo tradicionalista y obsoleto que marcó por muchos años a la sociedad y juventud ecuatoriana.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *